Ovidio, Einstein, Kafka, 21 días, 20 noches, todo incluido. Capítulo II

Todas las organizaciones en el mundo, privadas, públicas, grandes, medianas, pequeñas, de bienes o servicios, asociaciones civiles y ciudadanas, todas, tienen un común denominador, están integradas por personas.
Por lo tanto, las organizaciones son lo que sus integrantes son. No existen organizaciones eficientes que estén integradas con personas ineficientes, así como no existen organizaciones ineficientes integradas con personas eficientes.
Cada uno de nosotros tiene una genética particular, tiene un medio ambiente en el que se desarrolla y tiene algo que yo llamo madera, esta madera hecha por nosotros mismos para nosotros mismos, determina, finalmente, lo que realmente somos. Podemos disfrazarnos – en todos sentidos de nuestra vida – y podemos engañar a todo el mundo, incluso a nosotros mismos, pero, al final, la realidad manda.
Cada uno de nosotros tiene talentos particulares, ¿los conocemos?, ¿los aplicamos?, ¿los aprovechamos en beneficio de nosotros mismos y de los demás?, es más, ¿ya nos habíamos dado cuenta que tenemos talentos?
En este momento de nuestras vidas, sin importar edad, sexo, condición social, económica, cultural, ¿somos lo que realmente queremos ser?, o por lo menos, ¿sabemos lo que queremos ser?, ¿estamos haciendo lo que realmente queremos hacer?, de hecho, ¿sabemos lo que queremos hacer?
Cada uno de nosotros, y nadie más, tendrá, que contestarse a sí mismo cada una de esas preguntas, desgraciadamente nadie puede ayudarnos, sólo nosotros mismos y si alguien lo hiciera estaríamos viviendo la vida de la otra persona, así, que lo más recomendable es nosotros mismos.

Ser los dueños de nosotros mismo es un gran principio para ser y hacer, todo lo que queremos en esta vida.

Si sabemos a dónde queremos llegar, si sabemos cómo podemos llegar, y si sabemos que con cada pensamiento, con cada sentimiento, con cada acción – en palabra y obra – afecto a alguien o a algo, entonces, hasta el propio universo estará contento de que ya sabemos cuál es el camino que tenemos que seguir, ahora, depende de nosotros mismos si entramos en acción o nos esperamos para la próxima vez que tengamos ánimos de saber de nosotros mismos, nosotros decidimos. Nos vemos en el siguiente capítulo. Mil gracias por tu sonrisa. Paco González

2.478 thoughts on “Ovidio, Einstein, Kafka, 21 días, 20 noches, todo incluido. Capítulo II

  • Beneficial Blog! I had been simply just debating that there are plenty of screwy results at this issue you now purely replaced my personal belief. Thank you an excellent write-up.

  • This is getting a bit more subjective, but I much prefer the Zune Marketplace. The interface is colorful, has more flair, and some cool features like ‘Mixview’ that let you quickly see related albums, songs, or other users related to what you’re listening to. Clicking on one of those will center on that item, and another set of “neighbors” will come into view, allowing you to navigate around exploring by similar artists, songs, or users. Speaking of users, the Zune “Social” is also great fun, letting you find others with shared tastes and becoming friends with them. You then can listen to a playlist created based on an amalgamation of what all your friends are listening to, which is also enjoyable. Those concerned with privacy will be relieved to know you can prevent the public from seeing your personal listening habits if you so choose.

  • Sorry for the huge review, but I’m really loving the new Zune, and hope this, as well as the excellent reviews some other people have written, will help you decide if it’s the right choice for you.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.