Gracias, mil gracias.

Hoy domingo 16 de octubre de 2011, me encuentro con más de 7,000 correos para contestar, gracias por leerme, gracias por enviarme sus comentarios, gracias por darme sugerencias y a las personas que no les gusta lo que digo, gracias por gastar su tiempo en leerme.

Me satisface mucho cuando me dicen que mis textos les han servido en sus estudios, en sus trabajos, en su vida misma, ello me hace sentir muy bien y esto no es un secreto, cuando las personas sentimos, o nos lo comunican – verbalmente, corporalmente, emocionalmente, silenciosamente, amorosamente, sexualmente – que lo que dimos o estamos dando le es útil a alguien, le hace bien a alguien, le da paz o tranquilidad, nos llega un bienestar muy especial.

Estuve a punto de decir darle felicidad a alguien, pero creo que no podemos darle felicidad a nadie, ni nadie puede dárnosla, en el asunto de nuestra felicidad los responsables somos nosotros mismos. Nosotros decidimos ser felices pase lo que pase en nuestro entorno; cuando somos infelices es porque nosotros lo hemos decidido – voluntaria o involuntariamente –
Algo que me costó mucho trabajo entender es que también el amor tiene que ver con la decisión, cada uno de nosotros decide – voluntaria o involuntariamente, por lo que hay que tratar que siempre sea voluntariamente – a quien amamos y a quien no; no podemos decidir por otros, si la otra persona nos demuestra en cualquier forma o percibimos que no nos ama, por más que suframos, por más que lloremos, por más que supliquemos, por más que nos engañemos a nosotros mismos, por más que justifiquemos los actos de la otra persona, por más que nos demos de topes en la pared, por más que tratemos de ser unos magos y unos conejos en la cama…no nos amarán.

Me parece estar escuchando sus pensamientos: seguramente este imbécil nunca se ha enamorado de la persona equivocada; sí, lo he hecho, incluso en un momento dado llegué a pensar que me estaba especializando en ello y no está garantizado que no me vuelva a pasar, sólo que ahora sé cuál es el truco para manejar dicha situación.

Hace unos días leía en un periódico un comentario de la cantante Gloria Trevi, sobre un problema fuerte que recientemente pasaba en su vida – creo que ella se ha especializado en resolver problemas fuertes en su vida por lo que seguramente llegará muy lejos – el caso es que decía que no tenía otra opción más que ser fuerte en ese momento.

No tengamos otra opción, seamos felices; no tengamos otra opción, seamos inteligentes, no tengamos otra opción, sigamos trabajando en encontrar la vida que queremos tener.
Un fuerte y cariñoso abrazo para todos, mil gracias de nuevo.

Paco González

Si tienes la posibilidad y si quieres, puedes depositarme la cantidad que tú quieras, las veces que tú quieras; si no puedes, si no quieres, lo único que te pido es que me sigas leyendo. Los datos necesarios para la transferencia son:

Clave SWIFT de Banamex México es: BNMXMXMM.

Cuenta CLABE: 002180700311981175

Nombre del beneficiario: Francisco Javier González

Gracias, mil gracias, por cualquier decisión que tomes.

Un fuerte y cariñoso abrazo. Paco González

76 comentarios en “Gracias, mil gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.