Misión

Cuando platico con jóvenes con relación a la calidad y al ISO, siempre que les hago la pregunta de: ¿cuál es su misión en la vida?, por lo  general las respuestas van desde ser un buen profesionista, un buen empleado, progresar con mi familia, dar lo mejor de mí, hasta, gozarla, estar lo mejor posible, divertirme, etcétera.

Ante una pequeña pausa les digo que tengo un secreto para ellos, que sé cuál es su misión en la vida, la real, la verdadera. Miro sus ojos ávidos de conocer el secreto y repitiéndoles tres veces la frase con diferentes tonos de voz – la misión de todos nosotros es ser felices,¡ser felices! – sus ojos se llenan de un brillo especial y en algunos veo lágrimas contenidas; espero un momento para que decodifiquen e integren a su mente el mensaje, continúo, con voz pausada y clara para que no perdamos una sola idea, cada uno de nosotros decide, otra vez la palabra decisión, qué es la felicidad; es una decisión en solitario, así debe ser, a veces dolorosa, a veces descubridora de nosotros mismos y por lo mismo reveladora; si dejamos que otra u otras personas nos dicten lo que deberá ser felicidad para nosotros, estaremos renunciando a nuestra propia vida.

La misión es nuestra esencia, es la razón de nuestra vida, es por lo que estamos aquí, soy, estoy.

Las organizaciones también tienen una misión, dada, generalmente por la alta dirección; es, también, la razón de ser de la organización. Es un crisol de los productos o servicios proporcionados, lo que queremos darle a los clientes además de productos y servicios de calidad que les satisfagan plenamente y un compromiso para con ellos. Es prudente que sea realizable y mesurable; existe una frase en ISO la cual es muy definitoria: lo que no es medible no es perfeccionable.

En algunas instituciones, la misión se encuentra en la pared, en acrílicos ya sea en la pared o sobre los escritorios, junto a la razón social, en carteles, eso está muy bien, pero si lo dejamos ahí, en un tiempo se vuelven invisibles para todos los que laboramos en es organización, sólo para los visitantes se vuelve visible. Algo que nos sucede también es que la recitamos o la decimos de memoria sin haberla comprendido o haberla dimensionado. Lo mejor para todos es que la integremos a nuestra mente y corazón, que la tengamos todos los días presente para preguntarnos, ¿mi actitud, talento y esfuerzo ayudan a que se cumpla la misión?, en otras palabras, ¿estoy haciendo lo correcto para cumplir con la misión de mi organización?

Si tienes la posibilidad y si quieres, puedes depositarme la cantidad que tú quieras, las veces que tú quieras; si no puedes, si no quieres, lo único que te pido es que me sigas leyendo. Los datos necesarios para la transferencia son:

Clave SWIFT de Banamex México es: BNMXMXMM.

Cuenta CLABE: 002180700311981175

Nombre del beneficiario: Francisco Javier González

Gracias, mil gracias, por cualquier decisión que tomes.

Un fuerte y cariñoso abrazo. Paco González

5 comentarios en “Misión

Los comentarios están cerrados.