Cerebro – mente / Hardware – software

A través de los años hemos alimentado nuestro cerebro de la misma manera a pesar que hemos visto a la ciencia y tecnología avanzar a pasos agigantados, ¿no han sentido que a veces somos rebasados y que no comprendemos realmente lo que está pasando?, y que en ocasiones son las máquinas y los sistemas los que nos manejan a su antojo y que nosotros, por comodidad, dejamos que así suceda, sin entender absolutamente nada. Existen situaciones que molestan, aniquilan o entristecen nuestras vidas, sin embargo, no hacemos nada por cambiarlas ya que estamos bien ciertos que la vida es así, no hay forma de cambiarla, ¿en verdad será así?, o buscamos la justificación exacta, lo hago por mi hija o por mi hijo, lo hago por mi esposa o por mi esposo, por ella o por él, lo hago por mis padres o abuelos, lo hago por mi familia, por mis amigos, y cuando no nos queda de otra: ¡lo hago por la patria!

Pero qué nos ha pasado; con el tiempo me he vuelto más escuchador que platicador y siempre escucho las mismas historias, de todo tipo, pero las mismas, de niños, de adolescentes, de jóvenes, de adultos, de adultos mayores, como les llaman ahora, y de adultos mayores viejos, concepto inventado por mí antes de que a otro se le ocurra, de amores, de desamores, de esperanza y desesperanza, de vida y de muerte. Siempre termino con la misma frase en mi mente: ¡qué poco originales somos!

Será flojera, será miedo, será que nuestro rango de confort ya se volvió un rango colectivo de confort. En un mercado callejero vi un letrero: los perros abren los ojos a los 15 días, los pendejos nunca, ¿será por eso?

Bien mirado, todo en nuestras vidas y su entorno, tiene que ver con la trilogía: sistemas – redes – procesos. Cuerpo, mente, espíritu, emociones, acciones, naturaleza, cultura, economía, organizaciones, el planeta tierra y el universo, por mencionar algunos.

Hemos leído muchos libros que nos dicen que podemos cambiar todo lo que no nos guste de nuestras vidas, que nuestro mundo puede ser diferente, que nacimos equipados para hacer lo queramos de nuestras vidas, que somos la semejanza de Dios, que podemos ser, hacer y tener, lo que se nos antoje, y que nadie podría evitarlo. Que tenemos un cerebro que sólo usamos un 10%, que por un lado, ¡qué bueno!, si con sólo el 10% hemos hecho muchas pendejadas, imagínense con el 100%. Hemos leído frases maravillosas como aquella que dice que la lectura es al cerebro lo que el ejercicio al cuerpo, últimamente hemos escuchado que el cerebro es maleable y que lo podemos adecuar, por medio del pensamiento, a cuestiones meramente positivas para atraer, de lo bueno, lo mejor a nuestras vidas. Muchos que se han hecho ricos con esos libros, lo cual espero yo también, nos han gritado en todos los tonos, susurrado, en todos los idiomas, que todo es posible, todo.

¿Y nosotros qué hemos hecho?, un gran esfuerzo, hasta lograrlo, por no escuchar, por ponernos la más sordos posibles, para no reflexionar, para no escudriñarnos a nosotros mismos, para no mirarnos a los ojos frente a un espejo y decirnos que somos una mierda.

Existe una solución, finalmente, ¡siempre existe una solución!, ¿en dónde?, en nosotros mismos; cuando decidamos cambiar, se iniciará el cambio en nuestras vidas.

¿Cómo empezar?, hablándonos a nosotros mismos, las palabras, sobre todo en el lenguaje interno, nos pueden llevar al cielo o al infierno; si nos decimos a cada instante que podemos, claro que podemos, si nos decimos que no podemos y además damos la más plena de las justificaciones de por qué no, seguro que no podremos.

Las palabras tienen una gran fuerza, utilicémoslas para beneficio propio. Una palabra pensada o dicha, en el momento oportuno, cambia vidas.

El binomio palabras – mente, nos puede llevar al cielo o al infierno, nosotros decidimos.

Si tienes la posibilidad y si quieres, puedes depositarme la cantidad que tú quieras, las veces que tú quieras; si no puedes, si no quieres, lo único que te pido es que me sigas leyendo. Los datos necesarios para la transferencia son:

 

Clave SWIFT de Banamex México es: BNMXMXMM.

Cuenta CLABE: 002180700311981175

Nombre del beneficiario: Francisco Javier González

Gracias, mil gracias, por cualquier decisión que tomes.

Un fuerte y cariñoso abrazo. Paco González

3.752 comentarios en “Cerebro – mente / Hardware – software

  • Hey there just wanted to give you a brief heads up and let you know a few of the pictures aren’t loading properly.

    I’m not sure why but I think its a linking issue. I’ve tried it in two different browsers and both show the same outcome.

Los comentarios están cerrados.