¿Todos somos uno?

Tal pareciera que la vida, algo o alguien, o tal vez nosotros mismos, creo que esto último es lo más seguro, anteponemos sofisticados y sutiles trucos para no trabajar en lo que queremos ser, hacer y tener.

Seguramente se han dado cuenta que a partir de una decisión para cambiar en que vamos con todas las ganas, y de repente, en un abrir y cerrar de ojos, sin darnos cuenta, nos encontramos en el mismo camino de antes, y si no nos ponemos listos es seguro que no volvamos a retomar por donde realmente, esencialmente, queremos, y debemos circular.

¿Todos somos uno?, ¿todos transitamos por los mismos caminos?, ¿nuestros sufrimientos y sueños son los mismos?, cuándo alguien nos cuenta sus grandes problemas o por medio de una conversación conocemos la de otra u otras personas ¿han percibido que el tema o el origen de los problemas nos son familiares y que muchas veces ya hasta conocemos, o adivinamos, el final de esas historias?

¿De qué diablos se trata todo esto?, ¿cómo evitar caer en el truco?, la respuesta es la combinación de dos conceptos clave: despertar y auto-vigilarnos.

Despertar de esa ensoñación en la que vivimos, aprender a ver la realidad a partir de nosotros mismos y ver la realidad “real”, para evitar que la vida nos lleve a donde se le pegue la gana, tomar el control de nuestra propia vida, nuestros pensamientos, emociones y acciones, será los más inteligente que hagamos en bien de nosotros mismos.

Auto–vigilarnos en los que pensamos, sentimos y hacemos. Tener el valor y el juicio para evaluarnos nos llevará a conocernos realmente y a tener la capacidad para ajustar nuestros pensamientos, sentimientos y acciones cuando veamos que pensamos, hacemos y actuamos como no queremos.

Una forma de auto-observarnos si somos inteligentes es ver qué pasa con nuestro entorno, personas y medio ambiente en relación a una actitud determinada por parte nuestra, lo interesante es afinar esa actitud e irla moldeando para lograr lo que queremos que responda nuestro entorno.

Las fuerza de las palabras que nos decimos dentro de nosotros mismos, quedito; el peso de las palabras con que nos comunicamos con otras personas; la calidad de nuestra voz; nuestro sentido del humor, nuestra capacidad para enviar mensajes por medio de metáforas son excelente herramientas para moldear nuestro entorno.

¿En verdad, todos somos uno?, o todos somos uno como una zona de confort, de comodidad; no será que cada uno de nosotros es un universo, un alma o espíritu, como quieran llamarle, que tiene una mente y un cuerpo para transitar por este mundo.

Si tienes la posibilidad y si quieres, puedes depositarme la cantidad que tú quieras, las veces que tú quieras; si no puedes, si no quieres, lo único que te pido es que me sigas leyendo. Los datos necesarios para la transferencia son:

Clave SWIFT de Banamex México es: BNMXMXMM.

Cuenta CLABE: 002180700311981175

Nombre del beneficiario: Francisco Javier González

Gracias, mil gracias, por cualquier decisión que tomes.

Un fuerte y cariñoso abrazo. Paco González

6 comentarios en “¿Todos somos uno?

Los comentarios están cerrados.